Calefactores de oficina

Este invierno 2021, además de pasar más tiempo en casa que nunca hemos batido el récord en temperaturas bajas, razón de más para seleccionar los calefactores de oficina remota.

No todos tenemos las mismas condiciones para teletrabajar. Unos tienen grandes ventanales por los que entra el sol y calienta la casa. Otros tienen techos altos haciendo el espacio de trabajo más frio. Y otros simplemente teletrabajan en un espacio pequeño fácil de calentar y quieren aprovechar esta ventaja para reducir la factura de la luz. Sea cual sea tu situación, hay un calefactor de oficina para ti.

Temperatura en el lugar de trabajo

Tener una temperatura adecuada, ni muy baja ni muy alta, resulta fundamental para trabajos sedentarios. Una temperatura muy baja no solo puede ocasionar resfriados, también dolores articulares, musculares y falta de concentración. Durante el periodo estival, se recomienda una temperatura entre los 23 ºC y los 25ºC. Durante el invierno lo ideal es que los calefactores de oficina estén entre 21ºC a 23ºC. 

Según el RD 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo, para los espacios cerrados la temperatura tiene que ser la siguiente:

La temperatura de los locales donde se realicen trabajos sedentarios propios de oficinas o similares estará comprendida entre 17 y 27 ºC. La temperatura de los locales donde se realicen trabajos ligeros estará comprendida entre 14 y 25 ºC.

Lógicamente, si estamos teletrabajando, podemos poner la temperatura con la que más nos sintamos cómodos sin tener que ponernos de acuerdo con los compañeros. Pero, la legislación en materia de seguridad laboral puede servirnos de guía cuando compramos un calefactor y no sabemos que temperatura ambiente es la ideal.

Calefactores de pared

Estos calefactores, si bien calientan muy bien, implican un gran desembolso tanto en el aparato como en la instalación del mismo. El consumo de los nuevos aparatos no es alta en comparación con el resto, pero requiere hacer agujeros y demás molestias.

Calefactores cerámicos de oficina

El calefactor cerámico es una revolución en el sector de los calentadores. Su sistema de placas de cerámica permiten calentar una habitación de manera muy rápida y con muy poco consumo eléctrico. No necesitan ningún tipo de preinstalación, solo enchufarlos. Como desventaja, solo sirven para calentar el espacio concreto en que se instale, no toda la vivienda.

Placas

Sin lugar a dudas, las placas son las ganadoras a nivel estético. Además, por su formato, estos calefactores de oficina no ocupan nada de espacio. Lo malo, su gran consumo energético.

Calefactor de bajo consumo

Los difusores de calor permiten calentar un espacio mediano, sin notar un cambio significativo en el consumo de luz. Si bien, no son los más económicos, nos permiten un gran ahorro energético. Suelen tardar un poco en calentar, pero es por su sistema que funciona con un líquido que calienta las planchas que emiten el calor.

Calefactor de enchufe

Estos calefactores se están poniendo muy de moda últimamente. Por su forma parecen una mosquitera, pero son calentadores eléctricos que sin mucho consumo pueden calentar una pequeña habitación. Además, ¡lo puedes llevar a cualquier parte gracias a su pequeño tamaño!

Como calentar la casa sin calefacción

Somos conscientes de la subida de la luz que se ha producido, coincidiendo con esta ola de frío. Por ello, desde teletrabajamos queremos darte algunos concejos para que puedas mantener el calor de tu casa sin que se vea reflejado en el recibo de la luz:

  • Vigila que puertas y ventanas no dejen pasar el frío. La cinta aislante puede ser una gran aliada.
  • Utiliza ropa de algodón. Los jeans y la ropa de cuero no abriga.
  • Pon una alfombra debajo de tu escritorio y utiliza cortinas térmicas.
  • Bebe café o infusiones calientes.
  • Las puertas cerradas ayudan a mantener el calor en un espacio concreto de trabajo.
  • No estés sin moverte por largos periodos de tiempo, esto aumentará la sensación de frio. Camina un poco por tu casa y aprovecha para hacer una pausa activa.